viernes, 4 de agosto de 2017

Las mariposas de Marian y Tomás

En un lugar de Castilla (y León), de cuyo nombre me acuerdo pero no es menester mentar, no ha mucho tiempo que vivían (y viven) Marian y Tomás, un par de AMIGOS de esos que se ganan las mayúsculas sin esfuerzo aparente, simplemente por ser como son, naturales, verdaderos, amables, hospitalarios y con cierto aire de humor gallego…, un lujo para el que hoy os escribe, mariposas aparte.

Son ya varios años los que dura nuestra amistad, una amistad online a la que este verano (por fin) ha llegado el momento de llevar a lo personal. La excusa, una exposición de Tomás Sanz sobre las mariposas (cómo no!) que surcan los aires de su comarca, un lugar del que seguro siempre me quedaré corto a la hora de adjetivar, un verdadero paraíso, botánico, paisajístico y entomológico.

Exposición sobre las mariposas diurnas del municipio de La Ercina
Cartel de la exposición sobre las
Mariposas diurnas del municipio de La Ercina

El último día de julio llegamos a nuestro destino, un apacible y recogido lugar perteneciente al municipio de La Ercina, en la maravillosa comarca de La Montaña de Riaño. Apenas bajar del coche, fundirme en un gran abrazo con mis AMIGOS, y visitar la exposición que con tanto cariño han preparado y van moviendo por el bello municipio leonés, y es que como a mí, a Marian y Tomás les encanta divulgar!

Poco más que contar de ese primer día con ambos (son cosas que quedan para mí). Antes de ir a descansar planificamos un poco lo que sería nuestro plan para el segundo día en La Ercina.

Amaneció temprano, como siempre que amanece. En ausencia de Tomás (cumpliendo con sus obligaciones laborales), desayunamos y nos fuimos a campear un poco (o un mucho, según como se mire).

A los pocos minutos, mis pies parecían tener brasas debajo, y no cesaba de saltar, de correr, de ir de aquí para allá. La culpa la tuvieron unas cuantas, muchas!! Polyommatus thersites, un fantástico “bicho” muy escaso en Galicia, y docenas y docenas de Polyommatus coridon. Para mí, un sueño, mi primer contacto con ella, la thersites. Hasta tuve la suerte de contemplar una pareja en cópula, pero era solo el principio.

Macho de Polyommatus thersites
Un majestuoso macho de Polyommatus theristes

El camino siguió entre muchas otras Hipparchia statilinus, Thymelicus acteon, Melitaea trivia, Colias alfacarensis, Polyommatus icarus, Leptotes pirithous, Lampides boeticus, Leptidea sinapis, Polyommatus albicans, Pyronia tithonus, Maniola jurtina, etc.

Melitaea trivia en La Ercina
Fantástica Melitaea trivia!

A no más de 1 km de casa de mis fantásticos colegas, y donde Marian bien sabía (días antes las había disfrutado y nos hará disfrutar de ellas Alberto Redondo) estaban ellas, de apellido fulgens y ripartii, y de nombre Polyommatus, aunque en su día yo las aprendí como Agrodiaetus, cosas de la taxonomía. El corazón se acelera, las manos se entorpecen, la cámara no enfoca, cosas que pasan en “tu primera vez” con una mariposa. Pasados los minutos, la cosa se fue calmando, mis movimientos, cada vez menos bruscos, colaboraban para que ellas se dejasen retratar, nunca olvidaré este día!

Agrodiaetus fulgens
La hembra de Polyommatus fulgens en el paraíso de La Ercina

Por suerte para mí, mis pupilas pudieron disfrutar de unos cuantos machos de fulgens, la confirmación absoluta de que estaba ante dicha especie, y es que las hembras son ya otro cantar…

Anverso de Polyommatus fulgens
Anverso de una hembra de Polyommatus fulgens

Después del éxtasis y de vuelta a casa, nos encontramos, y perdón por lo que voy a decir, con una de las mierdas más bellamente engalanadas que uno se puede encontrar, docenas de Polyommatus coridon, posadas sobre la misma, y dedicadas al arte del buen libar (las sales del excremento) ocultaban con sus hermosos azules celestes el marrón que se le supone al no muy atractivo para nosotros posadero/bebedero.

Polyommatus coridon libando en un excremento
Polyommatus coridon libando las sales del excremento...

Por momentos Chispa levantaba todos los licénidos que se cruzaban en su camino allá por donde pasaba con su elegante y alegre andar. Chispa es más que un perro, os lo aseguro!

video
Chispa

De regreso a casa, cambiamos los planes, o mejor dicho, nos los volvieron a cambiar las coridon, y es que un par de fantásticos bebederos congregaban al festín a más de una centena de imagos de esta bonita mariposa, un festín al que invitadas también se encontraban algún ejemplar Pyrgus, Polyommatus bellargus, Polyommatus thersites y albicans también. Esto sí que fue un verdadero éxtasis, tal, que ni el objetivo de mi Coolpix acertaba a atinar con el enfoque. Un verdadero espectáculo visual, un frenesí, un… yo que sé!!!, hay que ver estas cosas en primera persona para disfrutarlas como se merecen, y en verdad que así lo hice. Volvimos a casa, y a hurtadillas, me volví a escaquear para recrearme más y más con aquel espectáculo!!

mariposas en bebedero
Parte de uno de los grandes bebederos de
Polyommatus albicans y Polyommatus coridon

un bebedero de Polyommatus coridon
No me cansaba de observar y observar...

congregación de mariposas
... y de vez en cuando, un movimiento las dispersaba
para volver al mismo lugar segundos después...

Polyommatus coridon en bebedero
Además nde las albicans y coridon, en la foto
se ve algún ejemplar de Pyrgus y Polyommatus thersites

las mariposas libansales minerales suelo
Ante este spectáculo, ¿cómo puede alejarse del lugar?

Con Tomás ya en casa, y minutos más tarde nos fuimos a comer. Yo no sé cómo lo hacen los ángeles, pero valga esa expresión para describiros mi experiencia gastronómica en  Sabero, y es que comí como los ángeles! 

La cocina del Restaurante “Las Ruedonas” es espectacular, como éramos seis a la mesa optamos por disfrutar de los variados platos que nos ofrecía el menú: patatas rellenas, alcachofas con jamón, lengua de ternera estofada, churrasco de ternera, peras al vino… es difícil destacar un plato sobre otro, como dice la canción de Alaska, es-pec-cu-lar!

Para mí un restaurante lo hacen bueno la comida y el trato personal, un 50-50, de la comida ya os he hablado, por lo que respecta al trato personal inmejorable también. Ya sabéis, cuando os perdáis por estos parajes, hay que ir a Las Ruedonas a comer.

Por la tarde la idea era buscar la apolo a poca altura, donde bien sabe Tomás, pero en esta ocasión, y aunque lo intentamos en un par de lugares diferentes, no tuvimos la suerte de la mañana y la reina de nuestras montañas no se dejó ver… Poco importa, la verdad, los paisajes por los que nos movimos merecen la pena por sí solos, naturaleza en estado puro.

rebecos en La Ercina
Mientras buscábamos algún ejemplar de Parnassius apollo
nos cruzamos con un par de rebecos

buitre
y buitres...

Polyommatus albicans
Un Polyommatus albicans 

De retorno a casa, y a unos 500 metros del hogar de mis AMIGOS, visitamos a las amigas de las hormigas, Marian y Tomás saben el lugar (lugares) exacto donde viven. Todavía guardo en mis retinas las imágenes de no menos de media docena de Phengaris nausithous preparadas para pasar la noche leonesa, cada una sobre su Sanguisorba preferida… Es nuestro deber preservar estos tesoros para que las futuras generaciones puedan disfrutar del mismo modo de ellas, y mis AMIGOS, lo hacen muy bien hablándoles a sus vecinos de estos seres tan maravillosos, las mariposas. Fernando lo hace en Palencia y muchas otras gentes de bien lo hacen en muchos otros lugares…

phengaris nausithous
Phengaris nausithous preparada para pasar la noche
sobre su Sanguisorba

Hormiguera oscura en La Ercina
Ella completa mi particular trilogía
de hormigueras, Phengaris nausithous

Gente maravillosa, comida de diez, los mimos de Chispa, Vainilla, Sully y Sira, mariposas (comunes y no tan comunes) a “tutiplén” y un entorno de cuento… ¿qué más se puede pedir?... pues conocer a otra persona de esas con las que apenas cinco minutos bastan para saber que valen (y mucho) la pena. Betulae 200mg, de laboratorios Thecla le pedí al boticario, y de ahí a fundirnos en un abrazo no pasaron más de cinco segundos. Gracias Mario por tu amistad!


El tercer día fue día de despedidas, de un hasta luego. Sé que no pasará mucho tiempo antes de volver a coincidir con mis AMIGOS, muchas gracias por todo Marian y Tomás, sois …jonudos!

Jose Rodrigo, Marian Pomeda y Tomás Sanz
Los Tres Mosqueteros:Marian, Jose y Tomás

2 comentarios:

  1. Grandisimos los 3. Da gusto leerte. Qué envidia me ha dado leer cada linea. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar