miércoles, 22 de octubre de 2014

Mariposarios en España e Borboletários em Portugal

A medida que nos acercamos a noviembre, la temporada de mariposas en la Península Ibérica va dando sus últimos “aletazos” antes de despedirse hasta la primavera del año próximo. Si tenemos suerte, todavía podremos disfrutar de alguna de las siguientes especies antes de que dejemos de verlas por este año:
  • Ninfálidos: Issoria lathonia, Charaxes jasius, Danaus chrysippus y plexippus, las Vanessas cardui, atalanta e incluso virginiensis, Nymphalis polychloros, Aglais urticae e io, Polygonia c-album, Boloria dia y napea, Lasiommata megera, Pararge aegeria y Coenonympha pamphilus.
  • Papiliónidos: Papilio machaon.
  • Piéridos: Pieris rapae, napi y brassicae, Colias crocea o Pontia daplidice.
  • Licénidos: como las siempre abundantes Leptotes pirithous, Lampides boeticus, Polyommatus icarus y celina, las Lycaena phlaeas y tityrus, la amiga de los geranios Cacyreus marshalli, Zizeeria knysna, Aricia cramera y Celastrina argiolus.
  • Hespéridos: como Carcharodus alceae, Spialia sertorius, Gegenes nostrodamus y Borbo borbónica (si vivís cerca de Cádiz)…

Existen sin embargo, otra serie de mariposas de las que prácticamente podemos disfrutar durante todo el año, fantásticas mariposas originarias de lugares lejanos y que gracias a los mariposarios podemos llegar a conocer directamente, sin necesidad de recorrer el mundo, que como bien sabemos, no está al alcance de todos.
  
En los mariposarios, a diferencia de los zoológicos habituales, los visitantes se adentran en el propio hábitat preparado para los animales, mariposas en este caso, haciendo de ello una experiencia única e inolvidable, como la del que os escribe estas líneas, cuando hace ya más de quince años, disfrutando de un inolvidable viaje mochilero Galicia-Asturias-Cantabria, disfrutó por vez primera de esta experiencia en el formidable Mariposario o Jadín tropical del Zoo de Santillana del Mar.

Sé que es un tema espinoso el de mariposarios y zoológicos, donde partidarios y detractores discrepan acerca de la conveniencia o no de estas instalaciones, de la privación de libertad de sus habitantes, sus condiciones de vida, etc. No es menos cierto sin embargo, que en muchos casos (en otros no), cumplen una labor educativa importante, acercando la fauna del planeta a los más pequeños sobre todo, fomentando el  cariño hacia los animales, y dándoles la oportunidad de poder observar en vivo y en directo a esas criaturas que tanto les fascinan y que han conocido a través de libros o programas de la televisión… no hay que olvidar tampoco, que cuando nos hacemos mayores, nuestra percepción cambia, y perdemos aquella visión romántica con la que disfrutábamos y nos asombrábamos de pequeños, y  nos centramos más los sentimientos de los animales..., en definitiva, un tema para la discusión en el que no vamos a profundizar en este momento, aunque el debate es real y está en la calle.

Decíamos que a falta de mariposas por campos y montañas en esta época, los mariposarios nos ofrecen la posibilidad de disfrutar de estas criaturas prácticamente durante todo el año (dependiendo eso sí de las propias instalaciones de cada centro).

En estos lugares podremos observar fascinantes mariposas como Attacus atlas (la mariposa más grande del planeta en cuanto a superficie alar). La de la fotografía que compartimos, fue fotografiada en el pequeño mariposario del Zoo de Vigo hace un par de semanas.

Attacus atlas, anverso
Attacus atlas, anverso

Véase que el ejemplar de la fotografía es un ejemplar aberrante, con las alas de la mitad izquierda sensiblemente más pequeñas que las de la derecha, donde se aprecia con toda claridad la "cabeza de serpiente" que le da su nombre común, y que le sirve para auyentar a más de un posible depredador...



Attacus atlas, reverso
Attacus atlas, reverso

Papilio demodocus es otro habitante habitual en los mariposarios de todo el mundo, un familiar no muy lejano de nuestra Papilio machaon, cuyas similitudes (y diferencias) saltan a la vista.


Papilio demodocus
Papilio demodocus

A continuación, y por si entra en vuestros futuros visitar alguno, os dejo un listado con los mariposarios de los que tengo constancia en el ámbito geográfico hispano-portugés:



  • Jardín tropical del Zoo de Santillana del Mar.


  • Mariposario de Benalmádena




  • Butterfly Park. Castelló d’Empùries


  • Mariposario del Drago. Tenerife.


  • Mariposario tropical del Parque de las Ciencias. Granada.


  • Mariposario de Vigo Zoo.


  • Centro de Lepidópteros, dentro del Centro de Información y Educación Ambiental de la Casa del Campo. Madrid.


  • Borboletário do Museu Nacional de História Natural. Lisboa.


  • Borboletário da Quinta de Rana. Cascais.






viernes, 26 de septiembre de 2014

Aprendiendo a ver con otros ojos: la belleza de las mariposas nocturnas

Echando la vista atrás, no resulta difícil recordar cuando de pequeño, hacia las últimas horas del día, cuando el sol ya descansa, se colaba en casa alguna “desagradable” polilla atraída por la luz de las bombillas que iluminaban las distintas estancias del hogar.

Eran tiempos en los que uno todavía no había tenido la suerte de descubrir esta gran afición (lástima de años perdidos…), y se dedicaba a otras cosas “más normales” para un niño de aquella edad, llámese fútbol, baloncesto, trompos, canicas, cromos (fantástica aquella colección de dinosaurios, nunca la olvidaré…) y como no, la televisión...

Aquella(s) polilla(s) volaba(n) y revoloteaba(n), y se posaba(n) en los lugares más inaccesibles que os podáis imaginar, y es que antes, las viviendas, eran “más viviendas”, tenían largos pasillos, muchas estancias y techos altos a los que era difícil llegar sin la ayuda de una escalera… Allí, aquella pobre “polilla”, aunque ni lo sospechaba,  tenía el tiempo contado, justo hasta que se pusiera al alcance de la zapatilla…

Menos mal que con el tiempo, uno va ganando en razón y sensatez (a veces)… Así, en mi caso, la técnica se fue perfeccionando, abandonando aquella crueldad infantil utilizada en los primeros años en favor del método del vaso y el folio, mediante la cual, la mariposa nocturna (¿a que suena mejor este término que el de polilla?) una vez capturada, volvía inmediatamente a la libertad siendo inmediatamente liberada por la ventana  eso sí, por lo desagradable que resultaban y por perderlas pronto de vista..., y no por fines conservacionistas, que todavía no habían arraigado en mí...

Así pasaron los años, hasta que un buen día me empecé a interesar por estos “bichos”. Primero atraído por la majestuosidad y belleza de las diurnas, con sus vistosos y llamativos colores, aquellas que todos llaman Mariposas. Cierto es que cada día disfruto y aprendo más de ellas, pero tampoco es menos cierto que cada día, crece también mi interés por las nocturnas, aquellas que solo llaman Mariposa las personas que las estudian y disfrutan de ellas, aquellas personas que saben que al igual que las diurnas, son también mariposas, mariposas que en la mayoría de los casos presentan un período de actividad fundamentalmente nocturno, y por ello, suanatomía es un tanto diferente, más abigarrada y “velluda”, adaptándose a las necesidades del frío nocturno. Entendido esto,  es cuando uno aprende a apreciar la belleza vista desde este prisma, se da cuenta que poco le tienen que envidiar en muchas ocasiones a sus primas de hábitos diurnos. Por resumirlo en una frase, podríamos decir que éstas (las nocturnas), lucen estupendos abrigos, mientras que las otras (las diurnas) se engalanan con vistosos vestidos.

Todo lo anterior para contextualizar que la belleza depende de los ojos con los que se mire... Así, a continuación, os enseñaré una pequeña selección de mariposas nocturnas que echan para atrás aquello de que las mariposas nocturnas se nos muestran carentes de belleza. Para muestra, los siguientes botones:

  • Habrosyne pyritoides (Hufnagel, 1766)
Una de las 18 representantes de la familia Drepanidae que vuelan en la Península ibérica, fundamentalmente por toda la franja norte. Es una mariposa que vuela en una o dos generaciones, dependiendo de la latitud, entre los meses de mayo y septiembre.


Habrosyne pyritoides
Habrosyne pyritoides
Al igual que la que veremos a continuación, sus orugas se alimentan de diversas especies de Rubus, como la Frambuesa. Los ejemplares de las fotografías fueron retratados en Pontevedra ciudad, en el mes de septiembre de este año 2014.

Es francamente espectacular, ¿no os lo parece?

Habrosyne pyritoides con alas desplegadas
Habrosyne pyritoides con las alas desplegadas


  • Thyatira batis (Linnaeus, 1758)
Es como en el caso anterior, otra mariposa dela familia Drepanidae, que vuela fundamentalmente por toda la franja norte y tierras del oeste peninsular en una o dos generaciones, si bien, ésta se deja ver un poco antes, en el mes de abril.

Thyatira batis
Thyatira batis


Los hábitos alimenticios de esta mariposa son similares a los de la que hemos visto anteriormente.

Los ejemplares que ilustran el texto fueron fotografiados también en Pontevedra, y fueron bastante madrugadores, ya que las fotos son de finales de marzo de este 2014.

¿A que tampoco se queda corta?

Thyatira batis
Thyatira batis

  • Calliteara  pudibunda (Linnaeus, 1758)
Un limántrido ¡es-pec-ta-cu-lar!, ¿o no os lo parece?

Calliteara  pudibunda
Calliteara  pudibunda

Vuela por toda la península, si bien en el sur es bastante menos frecuente y mucho más localizado. Sus orugas son muy polífagas (Quercus, Hacer, Tilia, Rubus, Salix, etc…) por lo que no es extraño encontrársela en parques urbanos arbolados.

Los machos, como el de la foto tomada en Marín (Pontevedra) la segunda semana de mayo de este año, son más oscuros y ligeramente más pequeños  que las hembras.

Calliteara  pudibunda alas
Majestuosa Calliteara  pudibunda

  • Opisthograptis luteolata (Linnaeus, 1758)
Un geométrido bivoltino (abril-junio y agosto-septiembre) cuyas orugas se alimentan de diversas especies vegetales como Crataegus, Sorbus, Lonicera, Hacer, Prunus, Tilia…

Le gustan los bosques húmedos, por lo que a nivel peninsular es mucho más sencillo encontrarla por la mitad norte que por la sur.

El ejemplar de la fotografía descansaba atraído por la luz de un concesionario de automóviles no muy lejos de O Carballiño (Ourense), a principios de mayo de este año.

Opisthograptis luteolata
Opisthograptis luteolata

  • Scopula ornata (Scopoli, 1763)
Sobran las palabras y la fragilidad y elegancia de este pequeño geométrido saltan a la vista, tal y como nos adelanta su apellido “ornata”, decorada.

Le gusta volar de día, y lo hace por casi toda la península. Sus polígafas orugas se alimentan de diversas aromáticas como Thymus, Origanum, Mentha … por lo que además de “vestir” bien, también le gusta ir bien perfumada…

La de la fotografía, es ourensana (cerca ya de León), y volaba por allí a principios de mayo.

Scopula ornata
Scopula ornata


  • Diaphora mendica (Clerck, 1759)
Una mariposa con un dimorfismo sexual acusado, las hembras como la de la foto, blancas, y los machos grisáceos, un tanto más austeros.

Pertenece a la familia Arctiidae, repleta de mariposas espectaculares. Sus orugas comen infinidad de plantas. En la Península Ibérica la podremos ver por el norte, en ecosistemas húmedos. Así, la de la foto me la encontré cerca de la ciudad de Pontevedra, a finales de mayo del pasado 2012.

Diaphora mendica
Diaphora mendica

  • Euplagia quadripunctaria (Poda, 1761)
Otro árctido maravilloso que se alimenta fundamentalmente de Urtica dioica.

Es otra mariposa con actividad fundamentalmente diurna que se deja ver en toda la península entre los meses de julio y septiembre.

Euplagia quadripunctaria
Euplagia quadripunctaria

La de la foto, disfrutaba de las Fragas del Eume, un día de finales de agosto de este año.

  • Spilosoma luteum (Hufnagel, 1766)
Un árctido más. Blanca ella y amarillo él.

Vuela en el tercio norte peninsular ya que disfruta de lugares húmedos, prados y herbazales entre los meses de mayo y septiembre en dos generaciones.

Spilosoma luteum hembra
Spilosoma luteum, la hembra

Spilosoma luteum macho
Spilosoma luteum, el macho


Los ejemplares que acompañan el texto son de la ciudad de Pontevedra, de los meses de mayo y junio de éste y el pasado año.

  • Mythimna l-album (Linnaeus, 1767)

Si la letra “C” nos la enseña una Polygonia en los rhopalóceros, la “L” nos la enseña ésta en los heteróceros.

Mythimna l-album
Mythimna l-album

Este noctuido es plurivoltino, y prácticamente nos la podremos encontrar en cualquiera de los meses del año.

  • Crysodeixis chalcites (Esper, 1789)
Otro noctuido espectacular que vuela entre los meses de Mayo y Noviembre. Tal y como me comentó José Luis Yela no hace muchos días:  “no es exactamente migradora, al menos recurrente, sino dispersora potente, capaz de realizar movimientos de larga distancia en determinadas condiciones. Hay quien llama migradoras intraareales a las especies que se comportan así”.

La foto está tomada en Bueu (Pontevedra), a finales de agosto de este mismo año.

Crysodeixis chalcites
Crysodeixis chalcites

  • Pseudoips prasinanus (Linnaeus, 1758)
Es la representante de la familia Nolidae que vamos a abordar.

Presenta doble período de vuelo: mayo-julio y agosto respectivamente. Las orugas se alimentan de hojas de Quercus, Fagus y Betula entre otros.

El ejemplar de la foto descansaba en el mismo lugar que lo hacía la Opisthograptis luteolata de la que hablamos antes.


Pseudoips prasinanus
Pseudoips prasinanus

Espero que después de haber pegado este pequeño repaso a algunos de los más bellos representantes de las mariposas nocturnas que vuelan por nuestras latitudes, alguno o alguna de vosotr@s, de los que no le veíais mucho atractivo a los heteróceros, los veáis ahora con otros ojos y aprendáis a disfrutar de ellos como he aprendido yo.