viernes, 29 de enero de 2016

Pequeños hespéridos anaranjados: las tres Thymelicus ibéricas, Ochlodes sylvanus y Hesperia comma: claves para su identificación visual

Por su escasa  vistosidad (aunque esto depende de los gustos de cada uno), nuestras cinco protagonistas de hoy pertenecen a la que quizás se pudiera calificar como la “patito feo” dentro de las familias de ropalóceros o mariposas diurmas que vuelan por la Península ibérica, la familia Hesperiidae.

Las integrantes de esta familia, que alcanza la cifra de tres decenas de representantes en nuestras latitudes, poseen una serie de características que las diferencian del resto:

  • presentan unos ojos oscuros muy grandes, podríamos decir que desproporcionados en relación con el resto del cuerpo
  • de pequeño tamaño todas ellas, presentan un cuerpo muy robusto y abigarrado
  • son mariposas de vuelo rápido, potente y muy errático (poco predecible), normalmente no muy lejano al suelo
  • sus cortas antenas se encuentran muy separadas entre sí a la altura de su inserción en la cabeza

Familia Hesperiidae
Características de los integrantes de la familia Hesperiidae



Entrando más al detalle, las cinco que nos ocupan en esta entrada pertenecen todas ellas a la subfamilia Hesperiinae, una subfamilia que se caracteriza entre otras cosas por su singular forma de posarse entre vuelo y vuelo, así, mientras que el par de alas traseras se dispone a modo de plano horizontal, el par delantero, entreabierto, se dispone casi en vertical, de forma oblicua, casi perpendicular al anterior.

La forma de posarse de los Hesperiinae
La característica forma de reposar de la subfamilia Hesperiinae


Hemos hablado de ellas pero todavía no hemos dicho sus  nombres, a saber:

  • Thymelicus sylvestris
  • Thymelicus acteon
  • Thymelicus lineola
  • Ochlodes sylvanus
  • Hesperia comma


En prácticamente todas ellas destaca sobremanera el color dorado/anaranjado, pero hay como (casi) siempre una serie de detalles visuales que nos podrán servir como claves a la hora de tratar de identificarlas correctamente.

Con mayor o menor acierto (vosotros juzgaréis), tratemos de resumir los principales caracteres visuales de machos y hembras de las cinco especies a través de la siguiente tabla (conviene no olvidar que la "edad" de los ejemplares, y lo "volados" que puedan estar ya los ejemplares cuando los vemos, pueden dificultar la observación clara de uno o mas caracteres...):

Thymelicus, Ochlodes sylvanus y Hesperia comma
Thymelicus acteon, lineola y silvestris, Ochlodes sylvanus y Hesperia comma: claves visuales



  • Thymelicus acteon


Tal y como podéis comprobar, en el anverso de este macho se aprecia claramente su larga y estrecha androconia en el ala delantera derecha sobre su fondo alar marronáceo.

Thymelicus acteon, el macho
Thymelicus acteon, anverso de un macho


En esta foto del anverso de una hembra, se aprecian las manchas claras postdiscales típicas de esta especie y que nos ayudan a diferenciarla de Thymelicus sylvestris o lineola por ejemplo.

Thymelicus acteon, una hembra
Thymelicus acteon, anverso de una hembra


En las fotos siguientes, dos reversos de Thymelicus acteon en los que podéis apreciar su típico color dorado vivo, no envejecido.

Thymelicus acteon, el reverso
Reverso alar de Thymelicus acteon


El reverso de Thymelicus acteon
Dorado fuerte y limpio el del reverso de Thymelicus acteon


En fase de oruga se alimenta de gramíneas entre las que se encuentran varias especies de Brachipodium.

Son univoltinas, volando fundamentalmente entre los meses de abril y principios de agosto.
Vuela por la práctica totalidad de la Península ibérica.

  • Thymelicus lineola


El borde marginal oscuro y poco definido que parece adentrarse por las venas hacia el interior del ala se aprecia con nitidez en esta imagen de una hembra de Thymelicus lineola.

Anverso de Thymelicus lineola
Anverso alar de una hembra de Thymelicus lineola


Por el reverso, lo más sobresaliente de esta pequeña mariposa son esos tonos apagados, donde el dorado pierde bastante protagonismo.

Reverso alar de Thymelicus lineola
Thymelicus lineola: reverso alar


En fase de oruga se alimenta de gramíneas entre las que se encuentran varias especies de Brachipodium y muchas más.

Son univoltinas, volando fundamentalmente entre los meses de mayo y principios de agosto.

Vuela por la práctica totalidad de la Península ibérica, normalmente alejada de la línea de costa.

  • Thymelicus sylvestris


La androconia de los machos de Thymelicus sylvestris es más gruesa que la de acteon. Además, el anverso alar es dorado, amarillo,  frente al marrón que veíamos anteriormente en acteon.

Anverso alar de Thymelicus sylvestris
Anverso alar de un macho de Thymelicus sylvestris


Aunque no tanto como lineola, el reverso se muestra apagado, como envejecido, lejos del amarillo vivo que vimos en Thymelicus acteon.

Reverso alar de Thymelicus sylvestris
El reeverso alar de Thymelicus sylvestris


En esta imagen se observan anverso y reverso de Thymelicus sylvestris gracias a la característica pose que ya comentamos de estas pequeñas mariposas. Se observa también como la maza antenal (dorada en su parte inferior) acaba de forma redondeada (como las dos anteriores).

Anverso y reverso alar de Thymelicus sylvestris
Thymelicus sylvestris: anverso y reverso alar


Disfruta también del Brachipodium y varias especies de gramíneas más.

Disfruta de un solo período de vuelo entre los meses de mayo y julio.

Se la puede ver surcando los aires de prácticamente cualquier lugar de la Península ibérica.

  • Ochlodes sylvanus


Una potente y gruesa androconia, las manchas doradas sobre fondo marrón y el final de las mazas antenales apuntadas (se aprecia con claridad en la izquierda) que se ven en la foto nos dicen que se trata de un macho de Ochlodes sylvanus.

Macho de Ochlodes sylvanus
Ochlodes sylvanus, el anverso del macho


La hembra es parecida, si bien evidentemente carece de androconia. En la zona basal, a diferencia de los machos ésta es más marrón, menos dorada.

Hembra de Ochlodes sylvanus
La hembra de Ochlodes sylvanus muestra su anverso alar


Las alas de esta mariposa por el reverso no dan lugar a equivocación, se aprecia con claridad el negativo de las manchas postdiscales que adornan sus alas por el anverso, aunque muy lejos de la claridad con lo que lo hará Hesperia comma como pronto veremos.

Reverso de Ochlodes sylvanus
Reverso alar de Ochlodes sylvanus


Más común en la mitad norte que en la sur peninsular, con dos períodos de vuelo entre los meses de mayo y agosto. Su alimentación la basa en muchas especies de gramíneas de las que no se escapan los Brachipodium.

  • Hesperia comma


Tanto machos como hembras nos puede costar diferenciarla de la anterior por el anverso tal y como se aprecia en las fotos:

Macho de Hesperia comma
Anverso alar de un macho de Hesperia comma


Hembra de Hesperia comma
Anverso alar de una hembra, ya volada, de Hesperia comma


Por el reverso no hay confusión posible, las manchas basales y postdiscales blancas que la adornan son maravillosas y claramente definitorias, no os lo parece?

Hesperia comma, reverso
Espectacular reverso alar de Hesperia comma


Hesperia comma vuela en una sola generación entre los meses de junio y septiembre, sobre todo en la mitad norte peninsular. Vuelven a ser las gramíneas sus nutricias, y de ellas sus preferidas son varias especies de Festuca.





martes, 29 de diciembre de 2015

Como diferenciar las especies del género Melitaea (II) : Melitaea trivia, Melitaea didyma y Melitea cinxia

El trío de mariposas que abordaremos hoy en nuestras ya habituales claves visuales para identificar las mariposas diurnas que vuelan por el territorio peninsular ibérico, lo conforman las tres mariposas que, a gusto de quien os escribe, se presentan como las más espectaculares dentro del  complicado género Melitaea: Melitaea trivia, Melitaea didyma y Melitaea cinxia.

A los que os interesen los nombres populares, en español la Melitaea didyma es la Doncella tímida, Melitaea trivia es la Doncella modesta y Melitaea cinxia es la Doncella punteada.

Llegados a este punto, es necesario aclarar que los últimos estudios genéticos (que tantos quebraderos de cabeza nos están dando últimamente a los aficionados) parecen indicar que lo que se consideraba hasta el momento como una única especie, Melitaea didyma, se trata en realidad de más de 10 especies diferentes. Por lo que a nosostros nos atiende, en la península, podríamos estar hablando de tres especies, a grosso modo Melitaea didyma en la parte noroccidental de la misma, Melitaea occidentalis en el centro y noreste peninsular y Melitaea mauretanica en el sur... seguramente en breve iremos teniendo más noticias al respecto...

Si recordáis, en su día, cuando iniciamos la serie de claves dedicadas a las Melitaea, comenzamos nuestro análisis dedicándole aquella primera entrada a Melitaea phoebe y Melitaea aetherie. Allí aprendimos a diferenciar ambas especies, y descubrimos que gracias a su gran mancha en el anverso de las alas anteriores a la altura de e3 se convertían en unas de las de más fácil identificación dentro del género.

  • Las orugas


Visualmente hablando, y centrándonos en un primer momento en su fase larvaria, podremos comprobar que al igual que ocurre con los imagos, el par didyma-trivia guarda un parecido bastante razonable entre sí, mientras que la buena de Melitaea cinxia se aparta bastante de ellas desde el punto de vista cromático.

Aunque las tres se caracterizan por presentar una anatomía espinosa, mientras que Melitaea cinxia presenta una tonalidad casi completamente negra donde llama la poderosamente atención su roja cabeza, en el caso de las dos restantes, el negro pierde protagonismo en favor del anaranjado, el color que adorna las líneas longitudinales de espinas que recorren su cuerpo, un cuerpo muy blanquecino en el caso de Melitaea didyma y que en el caso de Melitaea trivia, presenta un tono mucho más oscuro, de color negro salpicado por pequeñas manchitas de color blanco.


En muchos casos una imagen vale más que mil palabras, así que no estará demás resumir toda esta verborrea en imágenes que nos ayuden a hacerlo mucho más comprensible.

Orugas de Melitaea
Orugas de Melitaea dicyma, Melitaea trivia y Melitaea cinxia


Analizadas las orugas demos paso a los imagos.

Al igual que sucede con las orugas, en el caso de los imagos es Melitaea cinxia la que presenta menos problemas a la hora de lograr una identificación correcta.

  • Melitaea cinxia


Melitaea cinxia presenta una línea de puntos negros en la banda postdiscal anaranjada de las alas traseras que se hacen visibles tanto por el anverso como por el reverso de las mismas. Ésta es una característica visual que la diferencia del resto de las Melitaea peninsulares, y como sirve para anversos y reversos será nuestra clave identificatoria en exclusiva para esta mariposa.

Reverso de Melitaea cinxia
Melitea cinxia, el reverso alar

Anverso de Melitaea cinxia
Melitaea cinxia, el anverso alar


Para completar un poco la información de esta especie, comentar que vuela desde mayo hasta agosto en una o dos generaciones, y que sus orugas, gregarias en los primeros estadíos de crecimiento, se dedican a devorar varias especies de Plantago, Verónica y Centaurea entre otras plantas.

Por lo que atiende a su área de vuelo, en la península ibérica se la ve por todo el territorio excepto el cuadrante suroeste.

  • Melitaea trivia y Melitaea didyma


Aquí ya empiezan los problemas, y es que, además de presentarse bastante similares en apariencia, estas dos mariposas presentan unos patrones alares que pueden ser muy variables, mucho más si cabe en el caso de didyma que en el de trivia.

Por el anverso alar la diferenciación se muestra más complicada. El anaranjado de Melitaea didyma es más fuerte, tirando a rojizo, mientras que en el caso de Melitaea triva los tonos son bastante más suaves (aunque este detalle es muy relativo y como siempre, no faltarán ejemplares claros). Además, las hileras de manchas  negras submarginales que recorren sus alas son mucho más apuntadas en el caso de Melitaea trivia que en el de Melitaea didyma, donde se ven bastante menos estilizadas y más romas.

Anverso alar de Melitaea didyma y Melitaea trivia
Comparativa de anverso alar de Melitaea didyma y Melitaea trivia


Por el reverso, la diferenciación parece más sencilla (aunque no siempre, y depende a veces de la edad de los ejemplares).

Aquí hay tres claves que nos pueden ayudar, conjuntamente (que siempre es lo mejor) o por separado.

En primer lugar, lo más fácil será que nos fijemos en la serie de puntos negros  submarginales del reverso de las alas posteriores. En el caso de trivia, son de forma más o menos triangular, mientras que en el caso de didyma presentan una forma mucho más redondeada. Además, las lúnulas blancas que las encierran, rematan en semicírculo perfilado en negro (y dibujando una línea continua) en el caso de Melitaea trivia y en una especie de guiones (discontinuos entre sí)  más o menos curvos del mismo negro en el caso de didyma.

Además de lo anterior, la banda anaranjada postdiscal, suele están en contacto con las propias lúnulas blancas perfiladas en negro que veíamos en trivia, mientras que en la didyma esta banda anaranjada no suele hacer contacto con la serie de guiones o trazos negros con los que rematan las lúnulas blancas submarginales.

Melitaea didyma y Melitaea trivia, reverso alar
Comparativa del reverso alar de Melitaea didyma y Melitaea trivia


Hay otro detalle que resulta del todo determinante para diferenciar estas dos especies. La vena discocelular, un detalle anatómico que solamente presenta Melitaea trivia, pero se trata de un detalle que en ocasiones es difícil de apreciar.

Vena discocelular de Melitaea trivia
La Vena discocelular de Melitaea trivia


Ambas mariposas presentan dos períodos de vuelo entre los meses de abril y principios de septiembre.

Para alimentarse, Melitaea trivia solo se alimenta a base de Verbascum (diversas especies), mientras que Melitaea didyma admite varias especies de Linaria y Plantago, Verónica, Digitalis, Valeriana, etc.

Melitaea trivia vuela por la mitad norte peninsular alejada de la costa (también lo hace en el sur en Sierra Nevada). Melitaea didyma sin embargo lo hace por la práctica totalidad de la península, exceptuando el norte de Galicia y la parte más occidental de Asturias.

Pon en práctica los conocimientos adquiridos:

Melitaea cinxia
¿Fácil no?

Melitaea trivia en el Xurés
¿Sabéis de quién se trata?

Anverso alar de la mariposa Melitaea cinxia
y ésta, ¿quién es?


Melitaea didyma meridionalis, forma oscura
Esta maravilla volaba este verano por Aigüestortes...

lunes, 30 de noviembre de 2015

Celastrina y las dos Cupido con colas: Cupido argiades y Cupido alcetas

Además de las vistosas y llamativas colas que adornan la vistosa anatomía de Papilio machaon e Iphiclides podalirius y de las que ya disfrutamos en una de nuestras primeras entradasdel blog dedicadas a la familia Papilionidae, a lo largo y ancho de nuestra geografía, podemos disfrutar de otra serie de lepidóperos que también lucen apéndices de este tipo. El caso más espectacular sin duda es el de Charaxes jasius, popularmente conocida como el Bajá o la Cuatro colas. Esta última será seguramente objeto de una futura entrada en nuestro blog.

Hoy sin embargo nos centraremos en un par de licénidos que, aunque de forma mucho más discreta, también se ven adornadas con pequeñas colas en sus apéndices alares traseros, del mismo modo que Lampides boeticus, Cacyreus marshalli o Leptotes pirithous, tres “azulitas” delas que ya hablamos en su momento.

Por el parecido que pudieran presentar, aunque ésta carece de colas, y porque en más de una ocasión he visto dudas a la hora de diferenciar estas especies, junto a Cupido argiades y Cupido alcetas, abordaremos también el caso en nuestra entrada de hoy de Celastrina argiolus, una mariposa a la que le gusta volar cerca de lugares muy húmedos, con pequeños (o no tanto) cursos de agua en sus cercanías en la gran mayoría de los casos.

Como ocurre con la gran mayoría de las mariposas “azulitas” de la familia Lycaenidae, el reverso de sus alas suele esconder la clave para su correcta identificación. Es por ello, por lo que centramos nuestro análisis en el diseño del reverso alar, que es además, el que nos mostrarán en la mayoría de las ocasiones.

En líneas generales, las tres especies presentan un diseño alar más o menos parecido por el reverso de sus alas, pero, como en la gran mayoría de los casos, hay algún detalle que nos llevará en la dirección adecuada a la hora de proceder a su correcta identificación.

  • Celastrina argiolus


Por lo que atiende a Celastrina argiolus, las fimbrias ajedrezadas que presenta tan marcadas en las alas delanteras harán que, si el ejemplar no está muy volado lo podamos separar claramente de las dos restantes, con fimbrias totalmente blancas.

Reverso de Celastrina argiolus
Se aprecian las fimbrias ajedrezadas por el reverso del par delantero
de Celastrina argiolus

Anverso de Celastrina argiolus
También por el anverso (de este macho de Celastrina argiolus)
se aprecian las fimbrias ajedrezadas


Puede sin embargo, y muchas veces ocurre, que nuestro ejemplar tenga ya muchas horas de vuelo y este detalle haya dejado de ser perceptible. En este caso nos fijaremos en el reverso del par alar delantero. Allí, veremos que lo que en las dos Cupido es una línea de manchas con forma de puntos, en el caso de la Náyade, que es como se conoce popularmente a Celastrina argiolus, la línea la dibujan una serie de pequeñas manchas con forma de comas (,) o guiones (-).

Como siempre, una imagen muchas veces (que no siempre), vale más que mil palabras:

Mariposa Náyade
Se aprecia la serie de guiones en el reverso alar del par delantero
de este ejemplar de Celastrina argiolus

Machos y hembras de Celestrina argiolus se diferencian por el anverso. Si el macho es uniformemente azul (salvo en el extremo final del ápice donde ennegrece), en el caso de las hembras este ennegrecimiento ocupa toda la zona submarginal.

  • Cupido argiades y Cupido alcetas


Si analizamos el reverso de ambas, aunque bastante parecido hay un detalle que resulta clave para separar la una de la otra, la apariencia de la mancha (o manchas) que se aprecia sobrev2 (la vena 2), encima justo de sus pequeñas colas.

En el caso de Cupido alcetas, esta mancha suele ser en la gran mayoría de los casos de color negro, sin apenas tonalidad anaranjado, mientras que en el caso de Cupido argiades, los dos puntos negros que se aprecien fuertemente marcados lindan con sendas lúnulas anaranjadas bastante perceptibles en la mayoría de las ocasiones.


Cupido alcetas
Un punto negro en S2 es el sello de identidad de Cupido alcetas


Cupido argiades
En S2 y S3 sendas manchas anaranjadas llaman poderosamente la atención
en el caso de Cupido argiades.


Por lo que respecta a la diferenciación de machos y hembras, ellos son azules por el anverso mientras que ellas son marronáceas.

Cupido argiades vuela por la franja norte peninsular entre los meses de abril y agosto en dos generaciones. Sus larvas (que practican el canibalismo) se alimentan de diversas especies de Lotus y Mendicago entre otras, como puede ser el Trifolium pratense.

Cupido alcetas vuela también por el norte Peninsular, si bien en este caso, lo hace de manera mucho más localizada que Cupido argiades. Desde finales del mes de mayo hasta bien avanzado septiembre, a lo largo de tres generaciones, es cuando se pueden ver sus imagos. Cuando todavía son oruga se alimentan de Mendicago lupulina.

Celastrina argiolus, se deja ver por la práctica totalidad de la Península Ibérica desde finales del mes de marzo hasta principios de septiembre. Poco después de salir del huevo comienzan a alimentarse basando su dieta alimenticia en una gran variedad de plantas, entre las que podemos destacar por ejemplo varias especies de Rubus, Mendicago sativa, Calluna vulgaris, Genista

En resumen...

Celastrina argiolus, Cupido alcetas y Cupido argiades
Celastrina argiolus, Cupido alcetas y Cupido argiades, comparativa.



Ya te las has aprendido?

Celastrina argiolus
Esta es fácil...


Un reverso de Cupido alcetas
¿quién es?


Cupido argiades
La más fácil...


sábado, 31 de octubre de 2015

Los maravillosos mantos que adornan a las Lycaena

Si recordáis, a principios del 2013 (como pasa el tiempo) abordamos el tema de la mitología griega y romana enlos nombres de las mariposas de la familia Lycaenidae. En aquella entrada comentábamos que Lycaón, Rey de Arcadia, era hijo de Pelasgo y Melibea, un personaje al que se le recuerda por la ofrenda que hizo a Zeus de uno de sus hijos desmembrado… quien consternado ante tan horrenda visión, lo castigó convirtiéndolo en lobo. Existen otras versiones que apuntan a que el cadáver ofrecido a Zeus como comida, cuando éste lo visitó en su casa haciéndose pasar por un extranjero, era el de un esclavo y no el de un hijo propio. Incluso alguna otra versión apunta a que fueron los hijos de Lycaón quienes asesinaron a su propio hermano y lo mezclaron con la carne animal para tratar de engañar al dios sin conseguirlo…

Dejando la mitología de un lado y centrándonos en la apariencia de estas delicadas mariposas, hay un rasgo visual que comparten todas ellas, el anaranjado que en mayor o menor medida engalana sus mantos o apéndices alares.

Al igual que los días de la semana, siete son las especies del género Lycaena que vuelan por la Península Ibérica, algunas más comunes y otras no tanto como veremos más adelante…

  • Lycaena alciphron
  • Lycaena bleusei 
  • Lycaena helle
  • Lycaena hippothoe
  • Lycaena phlaeas
  • Lycaena tityrus
  • Lycaena virgaureae

Los anversos de las Lycaena
Los anversos de las Lycaena ibéricas (salvo la muy localizada Lycaena helle)

Los reversos de las Lycaena
Los reversos de las Lycaena ibéricas (salvo Lycaena helle, claro está)

  • Lycaena  alciphron (Manto de púrpura)

La primera de las siete por orden alfabético es también la mayor en tamaño. Destacan sobre todo las pinceladas de color púrpura en los machos a los que alude su nombre común en castellano y que ocurren de un modo mucho más discreto en los ejemplares hembra.

Con un solo período de vuelo, podremos disfrutar de ella como imago entre los meses de junio y agosto por toda la España mediterránea y la mitad norte peninsular (incluyendo el norte de Extremadura y Toledo).

Su dieta alimenticia cuando todavía es oruga la constituyen diversas especies de Rumex, como R. acetosa o R. scutatus.


Lycaena alciphron, anverso
Lycaena alciphron, anverso de un macho


Lycaena alciphron, reverso
Lycaena alciphron, reverso alar

  • Lycaena  bleusei

La segunda de las siete por orden alfabético la conocí este mismo año en Vimioso (Portugal), en el transcurso de una inolvidable expedición entomológica de la que ya os he hablado en su momento.

Hasta hace bien poco esta mariposa era considerada subespecie de Lycaena tityrus, si bien los estudios genéticos (que no dejan de darnos sorpresas) han dejado claro que se trata de una especie bien diferenciada de la anterior.

Las orugas las podemos encontrar en zonas húmedas de media montaña, donde podemos encontrar diversas especies de Rumex de las que se alimentan.

A nivel peninsular y generalizando, Lycaena bleusei  vuela en varias generaciones que se suceden desde mayo hasta finales de septiembre en la mayor parte del territorio portugués, y desde el Sistema Central hasta Andalucía por lo que a España se refiere.

Los machos son más anaranjados que los de Lycaena tityrus, mientras que en el caso de las hembras (aunque también un pelín más anaranjadas) la distinción, en ocasiones, puede resultar más complicada.

Lycaaena bleusei, anverso alar de una hembra
Lycaaena bleusei, anverso alar de una hembra


Lycaaena bleusei, reverso alar
Lycaaena bleusei, reverso alar

  • Lycaena  tityrus (Manto oscuro)

Esta mariposa resulta bastante parecida morfológicamente a la anterior, aunque con tonos más oscuros (sobre todo en los machos) y la sustituye en el tercio norte peninsular.

Su alimentación la basa también en Rumex, y del mismo modo que la anterior vuela entre los meses de mayo y septiembre, si bien en este caso lo hace en tan solo un par de generaciones.

Lycaena tityrus, anverso alar de un macho
Lycaena tityrus, anverso alar de un macho

Lycaena tityrus, anverso alar de una hembra
Lycaena tityrus, anverso alar de una hembra

Reverso alar de Lycaena tityrus
Reverso alar de Lycaena tityrus

  • Lycaena  helle (Manto violeta)

Estamos ante la que quizás sea la mariposa diurna (rhopalocera) más localizada y con menos citas en la Península Ibérica, tan solo cuatro:
  • Oliver (1985): capturada “cerca de Reinosa”.
  • Sanz y Marcos (2004), sin precisar el lugar concreto, probablemente el mismo que la anterior.
  • Masó y Pérez (1985) citan la mariposa según observaciones hechas por B. Lambert en 1980 en el Pico de Aneto por su cara sur, en La Madaleta concretamente.
  • La cita más reciente la aporta en este mismo año 2015 Miguel Ginés Muñoz Sariot, quién consigue fotografiar al licénido en el mes de junio, en un prado situado al norte de la provincia de León. Una cita de lo más interesante. En este enlace a su blog podéis ver las imágenes.


Se trata de una mariposa univoltina que surca los aires entre los meses de mayo y julio y cuyas orugas se alimentan de Polygonium bistorta.

  • Lycaena hippothoe  (Manto de cobre)

Enamora cuando la ves por vez primera. Maravillosos los tonos cobrizos que adornan sus espectaculares alas metalizadas.

Solamente vuela por el norte peninsular y sin acercarse al mar, ya que lo hace a cierta altura, normalmente por encima de los 400m, en zonas pantanosas o con mucha humedad como pueden ser las turberas.

En Portugal existe un registro muy antiguo (de hace más de cien años) de Emilio Biel que no ha llegado a ser confirmado y que probablemente esté mal identificado para la Serra do Caramulo (zona de transición entre la Beira Alta y la Beira Litoral). Esta cita la recoge Wattison en la publicación que podéis consultar a través del siguiente enlace, donde habla de un ejemplar que estaría en la colección de Emilio Biel. El problema es que  actualmente, de esta colección (Museu de Ciências Naturais da Universidade do Porto) apenas sobrevive mucha cosa, ya que las mariposas fueron comidas por insectos, por lo que el registro no puede ser verificado... Más tarde es Orazio Querci quien se vuelve a referir a la publicación Wattison en referencia al ejemplar capturado por Emilio Biel (gracias a Fernando Vaz S. Carvalho y Eduardo Marabuto por la información que nos han facilitado al respecto).

La alimentación la basan sus orugas en Rumex acetosa y Bistorta vivípara. Una vez se ganan las alas disfrutan de su único período de vuelo entre los meses de junio y agosto.

Los ejemplares de las fotografías fueron vistos un día lluvioso en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido este mismo verano (un verdadero paraíso entomológico).

Lycaena hippothoe, anverso
Lycaena hippothoe, anverso de un macho

Lycaena hippothoe, reverso
Lycaena hippothoe, reverso

  • Lycaena phlaeas  (Manto bicolor)

Se trata de la más común de las siete que nos ocupan. Vuela por la práctica totalidad de la Península, además de los archipiélagos balear y canario.

Esta mariposa de pequeño tamaño (como helle, tityrus y bleusei), presenta un período de vuelo variable, trivoltino en el sur y bivoltino en el centro-norte peninsular.

Al igual que muchas de sus “primas” sus gustos culinarios se decantan hacia diferentes especies de Rumex y Polygonium.

La estrecha fanja rojiza que se aprecia en el reverso de las alas posteriores en la zona submarginal, hace que no se confunda con ninguna de las otras compañeras de género que vuelan por nuestras latitudes.

Lycaena phlaeas, anverso
Lycaena phlaeas, anverso

Lycaena phlaeas
Un macho de Lycaena phlaeas

Lycaena phlaeas, reverso alar
Lycaena phlaeas, reverso alar

  • Lycaena  virgaureae (Manto de oro)

Dimorfismo sexual llevado al extremo en este caso. El macho presume de sus cuatro alas doradas extendiéndolas siempre que puede. La hembra, más discreta, se parece bastante a la de alciphron por el anverso, siendo el reverso quien nos saque siempre de dudas, ya que allí, las pequeñas manchas blancas postdiscales que nos muestra hacen que la confusión no sea posible con ninguna otra de nuestras Lycaena.

Vuela desde junio hasta septiembre en una sola generación en los sistemas montañosos del norte de la Península Ibérica.

Seguramente ya os habréis imaginado que se alimenta de diversas especies de Rumex.

Lycaena virgaureae, anverso alar de un macho
Lycaena virgaureae, anverso alar de un macho

Lycaena virgaureae, anverso alar de una hembra
Lycaena virgaureae, anverso alar de una hembra

Lycaena virgaureae, reverso alar de un macho
Lycaena virgaureae, reverso alar (macho)