lunes, 12 de enero de 2015

Cuando el semáforo alar se pone en ámbar o Cuatro piéridos con “luces” anaranjadas: Anthocharis cardamines, Anthocharis euphenoides, Zegris eupheme y Colotis evagore


Tercera entrada dedicada a los piéridos en nuestro blog. En las precedentes fueron protagonistas las Gonepteryx por un lado y las Pieris,Aporia, Leptidea por el otro. Así las cosas en esta ocasión les toca el turno a un cuarteto francamente espectacular: las dos Anthocharis peninsulares (cardamines y euphenoides), Zegris eupheme y la fantástica Colotis evagore.

Trataremos de hacer hincapié en aquellos detalles fundamentales que nos servirán para identificarlas sin dificultad, fundamentalmente en detalles visuales, dejando de lado otros aspectos como los requerimientos alimenticios, climáticos, estacionales, los cuales podréis consultar en vuestras guías de referencia.

Todas ellas (a excepción de la hembra de la cardamines) presentan una mancha anaranjada más o menos grande cerca del ápice en el par alar delantero, siendo este detalle el  que funcionará como DNI cuando las analicemos un poco al detalle y veamos cuál es su apariencia en unas y en otras.
Para comenzar, estudiaremos la pareja de Anthocharis, y en un segundo momento le llegará el turno a las Zegris y Colotis.


  • Anthocharis cardamines (Musgosa) y Anthocharis euphenoides (Bandera española)


Los machos

No los confundiremos jamás. El macho de Anthocharis cardamines es de color blanco, con una gran mancha anaranjada que va desde la zona post-discal hasta el ápice de las alas anteriores, donde se oscurece un poco y toma color parduzco . El patrón del macho de Anthocharis euphenoides es similar al anterior, salvo por dos circunstancias, donde aquella es blanca ésta es amarilla, y además, la mancha anaranjada presenta en ésta un sombreado oscuro en el límite postdiscal del que carece la cardamines.

Ahora veamos a través de fotos toda esta verborrea:

Diferencias entre machos de Anthocharis euphenoides y cardamines
Diferencias entre machos de
Anthocharis euphenoides y cardamines


Las hembras

Si los machos no los confundimos, las hembras tampoco, y es que aunque ambas son blancas por el anverso, la hembra de Anthocharis cardamines carece de mancha naranja alguna mientras que la de Anthocharis euphenoides sí que la presenta, eso sí, reducida al propio ápice del ala, allá donde a su macho se le oscurecía el naranja para mostrar el ápice parduzco oscuro.

Que sí, que una imagen vale más que mil palabras (o no):

Diferencias entre hembras de Anthocharis euphenoides y cardamines
Diferencias entre hembras de
Anthocharis euphenoides y cardamines


¿Podríamos confundir entonces el macho de cardamines y la hembra de euphenoides?, las dos son blancas…, las dos tienen la mancha anaranjada… Pues tampoco, y es que la mancha de color naranja tiene forma de uña en el macho de la cardamines (arrancando desde la celda aproximadamente),  mientras que en la hembra de euphenoides, ésta es mucho más pequeña y su forma se asemeja en cierto modo a un boomerang, quedando reducida al ápice del ala.

Diferencias entre la hembra de Anthocharis euphenoides y el macho de Anthocharis cardamines
Diferencias entre la hembra de Anthocharis euphenoides
y el macho de Anthocharis cardamines

Hemos hablado de anversos hasta ahora para diferenciar la Musgosa de la Bandera española, pero sus reversos también difieren, y en muchos casos ésta es la parte de su cuerpo que nos muestran cuando están posadas.

En el caso de machos y hembras de Anthocharis cardamines, el reverso  del ala posterior que es el que se mostrará al completo, presenta una tonalidad verde (a modo de musgo) sobre fondo blanco, donde cada uno de estos colores se reparte casi al 50%.

Reverso de Anthocharis cardamines
Reverso de Anthocharis cardamines (un macho en este caso)

El reverso de Anthocharis euphenoides es totalmente diferente, de color amarillento sobre el que destaca un dibujo lineal de color oliva prácticamente continuo en el que si echamos a volar nuestra imaginación veremos una “U” descansando sobre una “m”.

Reverso de Anthocharis euphenoides
Reverso de Anthocharis euphenoides (ejemplar macho)


  • Zegris eupheme (el Zegrí) y Colotis evagore (el Desierto)


Zegris eupheme, tanto en machos como en hembras, presenta por el anverso alar una tonalidad blanquecida que desaparece a medida que nos acercamos al ápice donde hace presencia una mancha triangular de color entre grisáceo y oliva y en cuya base “reposa” una mancha alargada anaranjada, sensiblemente más grande y vistosa en el caso de los machos que en el de las hembras.

Zegris eupheme y su mancha apical
Véase la mancha apical triangular grisácea con base anaranjada en esta
maravillosa foto cortesía de mi gran amigo Guillermo Martínez

Por el reverso alar, la confusión podría darse con la mariposa precedente, ya que presenta un fondo amarillo igual que aquella sobre el que destaca un dibujo lineal continuo de color oliva, sin embargo, y volviendo a echar nuestra imaginación a volar (como las mariposas), si nos fijamos con detalle, veremos que en este caso, la que reposa sobre una “m” es una “W” y no una “U”.

Reverso de Zegris eupheme
Véase el reverso de Zegris eupheme con su "W" y su "m"
Foto cortesía de Guillermo Martínez.


Reverso de Anthocharis euphenoides y Zegris eupheme
Compárense ambos reversos: "U" sobre "m" frente a "W" sobre "m"


Zegris eupheme
Zegris eupheme en cópula en otra foto de Guillermo Martínez.
Si nos fijamos en el detalle al trasluz, se aprecia el diferente tamaño
de la mancha anaranjada del macho a la derecha y hembra a la izquierda


Colotis evagore, esa perla que vuela por el sur peninsular, es una mariposa blanca de pequeño tamaño que a diferencia de las anteriores, por el anverso de sus alas y en la zona marginal, se adorna perimetralmente con una especie de aureola de color negro.

Sin embargo, y como las precedentes, a medida que nos acercamos al ápice del par delantero por el anverso sus alas, éstas se hacen anaranjadas.

El diseño que se produce es bastante curioso al llegar al ápice, y como si de un águila se tratase, Colotis evagore nos muestra sus plumas, y es que si os fijáis, plumas son las que se dibujan en color anaranjado cuando éste se encuentra con el negro apical.

En los machos, estas plumas son un todo continuo con el resto del ala blanca, sin embargo, en las hembras, la pequeña corona de plumas, perfectamente alineada, flota a modo de archipiélago sobre el negro fondo apical.

… quizás en foto resulte menos poético pero más sencillo:

Colotis evagore, ejemplar macho
Ejemplar macho de Colotis evagore en fotografía de Rosa Fuentes Justicia

Colotis evagore, ejemplar hembra
Ejemplar hembra de Colotis evagore en otra fantástica imagen
cortesía de Rosa Fuentes Justicia

El reverso de Colotis, es amarillento en las hembras y blanquecino en los machos.

Reverso alar de Colotis evagore
Reverso alar de Colotis evagore. Rosa Fuenes Justicia hizo la foto.

Dejadme dar las gracias antes de terminar a Rosa Fuentes y Guillermo Martínez, por su colaboración en la presente entrada a través de la aportación de las fotografías que ilustran las Colotis evagore y Zegris eupheme, sin cuyo aporte esta entrada no hubiese sido posible.

6 comentarios:

  1. Plas, plas, plas. Impaciente espero la siguiente entrada. ¡gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, me alegro que te guste y sirva de ayuda.

      Eliminar
  2. Da gusto que en pleno invierno tu blog siga hablando de mariposas. Me costó muchísimo fotografiar la cardamines, no había manera de que se parara. Salud.

    ResponderEliminar