jueves, 18 de abril de 2013

Empieza la temporada!


Este año ha tardado un poco en llegar pero ya está aquí. El pasado fin de semana, y por fin de manera generalizada, daba comienzo nuestra tan ansiada temporada de mariposas en toda la península.

En algunos lugares de nuestra geografía, sobre todo en las zonas mas cercanas a la costa mediterránea, muchos habéis tenido la suerte de empezar a disfrutar de nuestras amigas de cuatro alas con alguna semana más de antelación que los que vivimos en el cuadrante noroeste. Aunque es un hecho habitual, este año ha sido mucho más acusado si acaso, debido por un lado a las incesantes precipitaciones que nos han acompañado a lo largo de todo el invierno (y principios de la estación primaveral) y por otro a las bajas temperaturas registradas durante los últimos coletazos del período invernal y comienzos de la primavera.

Así las cosas, el pasado fin de semana como os contaba, realizamos nuestra primera visita “oficial” al campo. A nuestras espaldas las mochilas, cargadas con nuestras inseparables cámaras de fotos, con nuestras guías, víveres y demás aperos que podamos llegar a necesitar ...


El primer día es especial, estás impaciente y fotografías todo bicho viviente que se te cruza por el camino … tiempo habrá para ir discriminando a medida que avance la temporada!

Así, vas sumando fotografías y avistamientos …  ansiando que se te cruce por el camino una de esas que nunca has podido ver o fotografiar … pero como bien es sabido, esto ocurre siempre cuando menos te lo esperas, o justo en el momento en el que se te agotan las pilas o la batería de la cámara …

Las horas van pasando hasta que la luz ya no es suficiente y decides entonces emprender el camino de regreso. Todas ellas viajan contigo, en la tarjeta de memoria, esperando ansiosas que llegues a casa y les dediques las atenciones necesarias en esta segunda fase del trabajo: clasificación, edición, archivo …

Por lo que respecta a mi experiencia particular, los resultados de esta mi primera salida 2013 han resultado prácticamente los esperados …

Anthocharis cardamines macho
Un macho de Anthocharis cardamines 

Por un lado, especies tempraneras de las que anuncian con su presencia que la nueva temporada acaba de comenzar, esto es, cantidad de jóvenes ejemplares de Anthocharis cardamines, las siempre elegantes y suaves Zerynthia rumina y varios imagos de Callophrys rubi

Anthocharis cardamines hembra
Ejemplar hembra de Anthocharis cardamines 

Zerynthia rumina
Zerynthia rumina

Junto a ellas, y recién despertadas de sus sueños invernales, varios ejemplares de especies hibernates representadas por las bellas Incahis io, las majestuosas Nymphalis antiopa, las fuertes y explendorosas Nymphalis polychloros, algún que otro ejemplar volado de Polygonia c-album y las siempre muy vistosas Gonepteryx rhamni.

Inachis io
Inachis io

Nymphalis antiopa
Nymphalis antiopa

Gonepteryx rhamni
Gonepteryx rhamni

Polygonia c-album
Polygonia c-album

Dejando los imagos a un lado, cientos de orugas de doncella de ondas, las siempre curiosas Euphydryas aurinia, una especie considerada como vulnerable por la UICN, si bien en nuestras latitudes, y de momento, la preocupación es todavía menor.  

Orugas de Euphydryas aurinia
Orugas de Euphydryas aurinia

Imago de Euphydryas aurinia
Cuando las orugas de la foto anterior completen su metamorfosis tendrán este aspecto

... y en el debe … la pequeña Tomares ballus, que tarde o temprano acabará formando parte de mi modesta colección de fotos…

Y vosotros, ¿qué es lo que habéis visto en vuestra primera salida?. Deja tu comentario y cuéntanoslo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario