martes, 20 de septiembre de 2016

El arbusto de las mariposas, Buddleja davidii Franch., un enemigo de nuestra flora y fauna

La que nos ocupa hoy lleva poco tiempo con nosotros, pero cada vez se deja ver más sobre todo por el norte de la península ibérica, incluida mi querida Galicia, una pena

De origen chino, los datos apuntan a que vino a Europa ya avanzada la segunda mitad del siglo XIX, si bien en España parece que su introducción (como especie ornamental) data de mediados del siglo XX, no siendo citada en el campo, ya de forma naturalizada, hasta el año 1961 en la provincia de Girona.

Buddleja davidii Franch.
Buddleja davidii Franch.

Su nombre es Buddleja davidii Franch., y hoy la traemos aquí porque se tiene bien ganado el nombre con el que comúnmente la conocemos, el Arbusto de las mariposas, y es que como veremos más adelante, son muchas las especies de lepidópteros que se lo pasan en grande libando incesantemente su rico néctar. Seguro que más de una o uno os lo habréis pasado en grande contemplándolas o fotografiándolas mientras se dedicaban a este dulce menester…

Buddleja davidii Franch.
Buddleja davidii Franch (variedad morada)

Buddleja davidii Franch.
Buddleja davidii Franch. (variedad blanca)

Se trata de una especie realmente bella y que desprende aromas profundos y agradables, razón ésta sin duda de su introducción en nuestras latitudes, con el fin de engalanar y aromatizar parques y jardines. Vistosa, elegante, de olor agradable… ¿cuál es entonces el problema?

El problema es que estamos ante una EEI (Especie Exótica Invasora).

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, las plantas invasoras son especies alóctonas (introducidas en un determinado marco geográfico intencionadamente o no por el hombre) que consiguen establecerse en hábitats o ecosistemas naturales o seminaturales presentándose como agentes de cambio y amenaza a la biodiversidad natural en ese territorio que colonizan (debido sin duda alguna a que son capaces entre otras cosas de de producir descendencia en gran número y a larga distancia de sus progenitores).

Así pues, y aunque traídas inicialmente para emplear con fines ornamentales en ambientes "controlados", los problemas comienzan a surgir cuando este tipo de especies se “escapan” de estos lugares y comienzan su imparable expansión por el medio natural. Poco a poco, de manera silenciosa, desplazan a la vegetación autóctona, comenzando normalmente por ambientes ruderales (gracias a la ayuda del hombre), pasando luego a márgenes de ríos, y haciéndose finalmente cada vez más visibles casi en cualquier lugar, incluso en los más insospechados.

El conjunto de las llamadas plantas invasoras, entre las que se encuentra el Arbusto de las mariposas (Buddleja davidii Franch.), poco a poco se van apoderando y ocupando los lugares que antaño pertenecían a la flora autóctona de nuestra geografía con los problemas que esto acarrea. Nuestros alados polinizadores, entre los que se encuentran las mariposas, ansiosos de saciar las necesidades de “combustible” que les aporte la energía suficiente para poder volar, se ven atraídos tan fuertemente hacia estas plantas que hacen que “descuiden” o se “olviden” de visitar a las que tradicionalmente venían visitando en épocas anteriores, un aspecto que incide indudablemente en el declive de estas especies autóctonas, especies que llevan muchos años (siglos) conviviendo con nosotros, y que han engalanado y perfumado nuestros paisajes hasta hace bien poco…

Polinizador atraído por Buddleja davidii
Muchos son los polinizadores atraídos por Buddleja davidii

Insecto atraído por Buddleja davidii
Muchos son los insectos atraídos por esta planta, no solo mariposas...

Si por un lado atrae a las mariposas, por otro, y debido a las daños que causa en los ecosistemas, produce el efecto contrario, ya que al desplazar a especies autóctonas, posibles nutricias de muchas de nuestras mariposas, puede llegar a mermar determinadas poblaciones de lepidópteros que no lleguan a encontrar las plantas de las cuales alimentarse para crecer y completar su metamorfosis…

Decíamos que son muchas las especies de mariposas que se ven atraídas por su rico néctar, para muestra, una serie de botones que he ido acumulando durante estos últimos años:

Hipparchia statilinus sobre Buddleja davidii
Hipparchia statilinus sobre Buddleja davidii

Aglais io sobre Buddleja davidii, anverso
Aglais io sobre Buddleja davidii, anverso

Aglais io sobre Buddleja davidii, reverso
Aglais io sobre Buddleja davidii, reverso

Limenitis camilla sobre Buddleja davidii, anverso
Limenitis camilla sobre Buddleja davidii, anverso

Limenitis camilla sobre Buddleja davidii, reverso
Limenitis camilla sobre Buddleja davidii, reverso

Maniola jurtina sobre Buddleja davidii
Maniola jurtina sobre Buddleja davidii

Vanessa atalanta sobre Buddleja davidii, anverso
Vanessa atalanta sobre Buddleja davidii, anverso

Vanessa atalanta sobre Buddleja davidii, reverso
Vanessa atalanta sobre Buddleja davidii, reverso

Vanessa cardui sobre Buddleja davidii, anverso
Vanessa cardui sobre Buddleja davidii, anverso

Vanessa cardui sobre Buddleja davidii, reverso
Vanessa cardui sobre Buddleja davidii, reverso

Argynnis paphia sobre Buddleja davidii, anverso
Argynnis paphia sobre Buddleja davidii, anverso

Argynnis paphia sobre Buddleja davidii, reverso
Argynnis paphia sobre Buddleja davidii, reverso

Colias croceus sobre Buddleja davidii
Colias croceus sobre Buddleja davidii

Pieris brassicae sobre Buddleja davidii
Pieris brassicae sobre Buddleja davidii

Pieris rapae sobre Buddleja davidii
Pieris rapae sobre Buddleja davidii

Iphiclides podalirius feisthamelii sobre Buddleja davidii, reverso
Iphiclides podalirius feisthamelii sobre Buddleja davidii, reverso

Iphiclides podalirius feisthamelii sobre Buddleja davidii, anverso
Iphiclides podalirius feisthamelii sobre Buddleja davidii, anverso

Papilio machaon sobre Buddleja davidii, reverso
Papilio machaon sobre Buddleja davidii, reverso

Papilio machaon sobre Buddleja davidii, anverso
Papilio machaon sobre Buddleja davidii, anverso

Ochlodes sylvanus sobre hoja de Buddleja davidii
Ochlodes sylvanus sobre hoja de Buddleja davidii

Leptotes pirithous sobre hoja de Buddleja davidii
Leptotes pirithous sobre hoja de Buddleja davidii

Hemaris fuciformis sobre Buddleja davidii
Hemaris fuciformis (Esfinge abejorro) sobre Buddleja davidii

Esfinge colibrí sobre Buddleja davidii
Macroglossum stellatarum (Esfinge colibrí) sobre Buddleja davidii

Así que, aunque se trate de una especie que atraiga (y en buen número) a las mariposas, debemos luchar contra ella y evitar en lo posible su propagación por nuestras latitudes.

Recuerda, las EEI son un verdadero problema, y atacan directamente a nuestra biodiversidad.